Spawn
Spawn

En vida fue conocido como el teniente coronel Al Simmons de etnia afroamericana, un soldado élite del gobierno estadounidense. Cuando era un niño, el padre de Al era un comerciante viajero que con frecuencia estaba fuera de casa. Mientras su padre estaba fuera, Al, sus dos hermanos y su madre eran visitados a menudo por un misterioso hombre llamado Malefick. Su madre afirmó que Malefick era un viejo amigo pero sus hijos miraban a Malefick con una mirada curiosa. Siempre vestido con un traje blanco y siempre estaba dispuesto a tentar a los chicos con algo malo. Comenzó mostrándoles cómo quemar hormigas con una lupa, y luego avanzó en más y más actos violentos. Malefick parecía estar poniendo a prueba a los niños de una manera, especialmente al más joven, Richie.

Como los chicos crecían, sus sentimientos acerca de Malefick comenzaron a cambiar a medida que comprendían mejor su relación con sus padres. Una vez, cuando el hermano mayor de Al, decidió decirle a su padre acerca de Malefick, Al se lo prohibió ya que había desarrollado un gusto por las cosas que Malefick le ofrecía y no quería que las cosas cambiaran.

Un verano, en casa de la universidad, Malefick inicia a Richie por un camino de drogas, prostitutas y violencia. Por la insistencia de Malefick, Richie fue a un negocio de drogas y se reunió con un hombre llamado Weasel . Allí, Richie fue drogado y abusado sexualmente, pero cuando volvió en sí y se defendió. Apuñaló a Weasel casi hasta la muerte y rápidamente llamó a sus hermanos para venir a ayudar.

Cuando Al llego no estaban seguros de qué hacer con Weasel. Para proteger a su hermano Richie de la policía, Al resuelve el dilema por su cuenta. A la edad de 19 años, Al simmons cometió su primer asesinato apuñalando a Weasel hasta su muerte. Después de su primer asesinato, Al fue transferido a la academia militar. Era un excelente estudiante y deportista, y pronto descubrió que tenía aptitudes para la vida militar y la guerra también. Después de graduarse de la academia, se unió a los marines.

Durante su tiempo en la marina, las habilidades naturales de Al, le permitió avanzar rápidamente. Alcanzó el rango de teniente coronel y fue seleccionado finalmente para unirse a la seguridad de la Casa Blanca. Fue en ese momento en que el jefe de la CIA llamado Jason Wynn estaba consolidando su poder, por lo que Wynn y sus compañeros idearon un plan para asesinar al presidente a fin de acelerar su ocupación del poder, pero el plan fue frustrado por Al Simmons. Cuando se efectuaron disparos contra el presidente, Al saltó en frente de las balas y se convirtió en un héroe.

Aunque su plan había fracasado, Wynn vio como promesa al joven agente que había arruinado las cosas. Ofreció a Simmons una posición en su división secreta dirigida por el propio Wynn. Bajo la tutela de Wynn, Al realmente encontró su vocación. Se convirtió en uno de los principales agentes de la nación, llevando a cabo misiones secretas alrededor del mundo, especialmente en Nicaragua, Angola y Camboya. Pronto su moral se derrumbó casi en su totalidad ya que descubrió que podía justificar los asesinatos de inocentes simplemente diciéndose a sí mismo que era "por el bien del país". Derramó increíbles cantidades de sangre, tanto inocente como no, justificando el amor y facilidad para la matanza con que fue dotado y explicando siempre que él sólo obedecía órdenes.

La única razón que en la vida de Al superaba su amor por la guerra y la muerte, era su esposa Wanda Blake a quien deseaba hacer feliz y darle hijos, cosa que le era imposible ya que él sufría de esterilidad, cosa que él ignoraba, razón por la cual comenzó a cuestionar su trabajo. Pero no todas sus misiones tuvieron éxito. La obsesión de Al con su trabajo comenzó a dañar su relación con Wanda, que a su vez comenzó a perjudicar su rendimiento en el campo. Fue enviado a la URSS para asesinar a un científico nuclear llamado Yousef Vólojov , pero fracasó. En los EE.UU., fue enviado por el Senador Jennings para matar al asesino de niños Billy Kincaid, pero de nuevo fracasó, frustrado Al fue a su casa y violentamente abusó de su esposa.

Simmons había llegado finalmente a un punto en que estaba dispuesto a herir, o incluso matar, a las personas que amaba. Cuando Wanda le informó que estaba embarazada, Al no tomó bien la noticia. Él vio la situación como el intento de Wanda de frenar su carrera, algo que él no permitiría. Sin remordimientos, le empieza a dar puñetazos en el estómago a Wanda para poner fin a su embarazo. En esa noche, Wanda sabía que tenía que salir de ahí y nunca lo volvió a ver de nuevo.

Finalmente Jason Wynn manda a matar a Simmons porque con frecuencia discutía con el y cuestionaba sus órdenes, además Wynn de alguna manera había estado en contacto con las fuerzas del Infierno, en concreto con un demonio llamado Malebolgia con el que hizo un trato para el intercambio de Al Simmons por una sustancia del Infierno llamado Necroplasma. Por lo que Simmons fue enviado en una misión a Botswana y se le dio la orden a Chapel, su compañero, de que lo asesinara. Chapel, no sólo lo asesinó, sino que lo quemó vivo en la que debía ser su última misión. En la Tierra, fue honrado como un héroe militar y enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington.

Lo siguiente que supo es que estaba en un lugar sin forma ni tiempo donde una voz le decía que le daría lo que deseara a cambio de un precio. Sin meditarlo pidió ver a su esposa: la voz sólo se rio. Cinco años después aparece en los callejones conocidos como el "Rat City", la parte más horrible de la ciudad de Nueva York, donde sólo los criminales y los vagabundos se atreven a ir. Su aspecto era ahora otro. Midiendo casi dos metros y vestido con un traje ajustado con remaches de metal y cadenas, además de una capa de color carmesí que al igual que el resto del uniforme tenía vida propia. Sufría de amnesia y su piel estaba desfigurada al extremo por las quemaduras y la descomposición.

Sucedía que en el momento de morir y justo antes de que el Cielo pudiera reclamarlo, se presentó ante él Malebolgia, rey del octavo nivel del Infierno, quien le otorgó el poder volver a la tierra; pero como un tipo de demonio en entrenamiento conocido como Hellspawn, el cual se verá torturado y presionado de diversos modos y por diferentes personajes hasta que se cumpla el deseo de, que abrace por propia voluntad la maldad que hay en él, sin recurrir a ninguna justificación moral.
Malebolgia

El día que algún Spawn lo haga, habrá dado el primer paso para ser el general infernal que echará abajo las puertas del Cielo y lo reduzca a cenizas. Por ahora es sólo un débil engendro con un poder limitado que cuando se agote, exiliará a su portador al Infierno donde fue creado. Si no completa su entrenamiento y gasta todo su poder, será enviado como uno de tantos engendros a las filas del Infierno. Si lo logra, comenzará el Armagedón.

Por ahora, poco a poco, el nuevo engendro va recuperando su memoria y al hacerlo va en busca de su esposa. Cuando la encuentra no sólo ella se horroriza con su presencia, sino que además se entera que ella tiene una hija de cinco años cuyo padre era en vida el mejor amigo de Al. Terry Fitzgerald.

Ahora sin ninguna razón para estar en este mundo, Spawn se obsesionará con volver a ser Al Simmons y recuperar su esposa, mientras se venga de sus asesinos. A la vez es presionado por el Infierno, la mafia, el Cielo, la policía y diversos grupos e individuos que no son más que piezas en un juego donde todo se define según las elecciones que haga este nuevo engendro.

Entre algunos de sus poderes están: superfuerza, cambio de forma, rayos de energía necrosplásmica, vuelo, teletransportación, curación acelerada, empatía, asimilación de aura maligna, control telepático de animales nocturnos y algunas habilidades mágicas.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License