El Corintio
1

El Corintio es una pesadilla creada por Sueño. Su característica física más notable es su falta de ojos: en su lugar tiene dos filas de dientes pequeños y dentados que se alinean en cada cavidad ocular, que a menudo cubre con gafas de sol. Él puede hablar, comer e incluso respirar a través de estas bocas. Él no parece sufrir de ninguna manera por su falta de ojos y, de hecho, afirma poder ver muy bien; se le muestra manejando adecuadamente, incluso mientras usa lentes de sol en la noche. Sin embargo, le gusta tomar los globos oculares de sus víctimas y comerlos colocándolos en las cuencas de sus ojos. Consumir los ojos de sus víctimas le permite ver lo que han visto en sus vidas e incluso ver el futuro en algunos casos. El Corintio también es capaz de poseer seres humanos. Cuando él asume el control de un nuevo huésped, los ojos son consumidos y reemplazados por dientes, y el cabello de la víctima se vuelve blanco. Durante el proceso, las cuencas de los ojos sangran profusamente. Todas las demás características físicas siguen siendo las mismas para el anfitrión. Esto permite al Corintio saltar entre cuerpos, e incluso mostrarse como sus víctimas, si es capaz de ocultar o explicar los cambios físicos. Posteriormente es Sueño quien luego lo destruye por volverse descontrolado y no cumplir con su diseño original. Más tarde, Sueño lo recrea con algunos cambios, aunque la naturaleza exacta de estos cambios no es explícita. La segunda encarnación del Corintio es hábil en el combate cuerpo a cuerpo. Es extremadamente resistente al daño, y parece ser completamente intrépido.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License