Espadas de la Cruz

Son tres espadas sagradas hechas de los tres clavos de la Crucifixión de Jesucristo. Las espadas están protegidas por un poder sagrado, una protección que puede romperse al tratar de usar la espada en oposición a los principios que defiende. Por ejemplo, la espada de la fe se volverá vulnerable cuando su portador rompa una promesa. Una vez que se rompe esa protección, matar a un inocente con una de las espadas destruirá sus poderes.

Las espadas son usadas por los llamados Caballeros de la Cruz una fuerza de la luz que ayuda a mantener el equilibrio con las fuerzas de la oscuridad. Cuando algo realmente malo sucede, uno de los Caballeros tiende a aparecer. La razón principal para que existan los Caballeros es luchar contra la Orden del Denarius Oscuro. Cada vez que hacen algo, uno o más de los caballeros tienden a aparecer para combatirlos. Más tarde, Michael explica que sus principales enemigos son los Caídos, y que su trabajo es salvar a los humanos que sostienen las monedas y ayudarlos a liberarse de los Caídos. Entre las personas que han utilizado las Espadas de la Cruz, se incluye al famoso sultán Saladin en las Cruzadas y al primer presidente estadounidense George Washington en la Guerra de los Siete Años.


Fidelacchius
También conocida como Espada de la Fe y en la leyenda como Kusanagi, es una de las Espadas de la Cruz. Tiene la forma de una katana, que brilla en combate, en una vaina con forma de bastón. Lleva un solo kanji en la empuñadura, que dice Fe. Su debilidad es ser manejada en un acto de traición, y quien la use con esas intenciones será destruido por ella.

Amoracchius
También conocida como la Espada del Amor, y en la leyenda como Excalibur, Amoracchius es una espada ancha europea de cinco pies de largo con una empuñadura de estilo cruzado atada con alambre. La cuña está incrustada en la empuñadura y la espada se guarda en una funda de cuero negro. En combate, el poder de la hoja emite un sonido estruendoso y una luz brillante que parece desterrar las sombras y puede cegar momentáneamente a los que están alrededor del portador. Amoracchius puede dañar a seres sobrenaturales, dejando sus cortes en llamas que cauterizan la herida, y es un objeto de fe increíblemente poderoso. Al igual que con las otras Espadas de la Cruz, Amoracchius pierde su poder y puede romperse cuando se usa por razones contrarias a su naturaleza: en este caso, por odio. Es la única espada que no cambia de su forjado original.

Esperacchius
También conocida como la Espada de la Esperanza, y en la leyenda como Durendal. Aunque ha sido reforjada desde su creación, Esperacchius actualmente parece un sable de caballería, y tiene el simbolo del Sol en el mango. Su debilidad es ser manejada en la desesperación, y será destruida por tal acción. El primer portador de Durendal fue Roland el Franco, el principal paladín de Carlomagno y un símbolo de esperanza para Francia contra los sarracenos españoles. Más tarde, fue manejado por un hombre conocido como El Egipcio.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License