Hannibal Lecter
1

Nacido en Lituania. Su padre era un noble y su madre pertenecía a la alta burguesía italiana. Presumiblemente es descendiente de los Sforza, patrocinadores de Leonardo da Vinci en el Renacimiento, y los Visconti, importante familia de Milán la cual lleva por escudo un Dragón antropófago. A los 6 años de edad, Lecter padeció eventos traumáticos de gran intensidad: Durante la Segunda Guerra Mundial las propiedades de sus padres fueron bombardeadas por los Nazis, los cuales posteriormente serían asesinados en un bombardeo en el patio de su casa de campo, y él y su hermana menor, Mischa, quedaron huérfanos. Hannibal Lecter y su hermana Mischa fueron prisioneros de «Hiwis» (Lituanos traidores que ayudaban a los Nazis). Estos hombres, desechados al poco tiempo por los alemanes, se hacían pasar por brigadas de la cruz roja, robando y matando en ambos bandos, protegidos por su uniforme médico y un arsenal robado. El azar los lleva al refugio donde se escondía la familia Lecter, y donde instalaron su campamento. Al recrudecer el invierno y quedarse sin alimentos, mataron a la pequeña Mischa y se la comieron. Esto es lo que se conoce de su infancia, la cual, sin duda, sembró las bases de su tendencia al canibalismo. En esas fechas, Lituania sufre la devastación de la Segunda Guerra Mundial, debido a que colapsa el Frente Este de Europa y los alemanes atacan la Unión Soviética. En los años subsecuentes, Lecter, quien se obsesiona con eliminar a los Hiwis culpables de esta atrocidad, comienza su carrera asesina de forma «justificada», pero después encuentra un profundo gusto por esta actividad. Entre 1970 y 1975, Lecter adquiere el Título de Doctor en Psiquiatría en el estado de Maryland, Estados Unidos. En 1975, el Dr. Lecter trabaja como perito en psiquiatría para las cortes de Maryland y Virginia. La cuarta víctima de Lecter es Mason Verger, personaje de tendencias homosexuales y pedófilo, el cual se suma a la lista de pacientes influyentes y, consecuentemente, adquiere cierta amistad con el Dr. Lecter. Este acepta una invitación al departamento del Señor Verger, en donde bajo el efecto de drogas, Lecter sugestiona al señor Verger para autoinfligirse graves heridas en la cara, quitándose secciones de la misma. Posteriormente, el Dr. Lecter le rompe el cuello. El señor Mason Verger sobrevivió quedando tetrapléjico y deforme facialmente. Al desempeñarse como auxiliar del F.B.I. en la elaboración de perfiles psicológicos criminales, Lecter traba una relación amistosa con el Agente Especial William Graham, quien se convertirá en una de sus víctimas y una de las últimas en sobrevivir. Este hecho es el que lo pone al descubierto y posteriormente, es capturado para ser procesado en un juicio que genera una lista de 9 víctimas comprobables hasta ese momento. El Dr. Lecter es sentenciado a 9 cadenas perpetuas, en el Hospital Forense del Estado de Baltimore.
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License