Leviatan
Leviathan

Leviatán, Señor del Laberinto, Dios de la Carne, el Hambre y el Deseo. El creador del Creador de los Cenobitas y de todos los seres en su dimensión cumplirá su voluntad de manera absoluta, voluntaria o no. Hermano de Morte Mamme y Angelique. El origen de Leviatán son desconocidos, aunque a juzgar por la cantidad de cenobitas que ha tenido el infierno en el transcurso de muchos milenios, puede ser seguro asumir que Leviatán es posiblemente el ángel caído de la Biblia. Leviatán en sí mismo parece una Configuración de Lamento completamente resuelta y se transforma en un cubo cuando sus poderes se apagan. El sonido que emana repetidamente del Leviatán es el código Morse para G.O.D., lo que implica que el ser es un ángel caído o Dios mismo. Leviatán está obsesionado con la ley y el orden, y considera que el reino humano de la carne es caótico e incorrecto. Utiliza a los Cenobitas como sus soldados en la guerra contra el caos y la carne. El laberinto que preside representa el laberinto de la mente.

Según las antiguas leyendas, el Leviatán existía antes de que existiera la vida, pero cuando se creó la vid y la naturaleza, el Caos se exparcio en todo el mundo, derramándose en su orden perfecto. Hace eones, cuando el mundo estaba repleto, arremolinándose y sudando vida, continuó hinchándose hasta que se rompió a través de las paredes que no sabía que existían, estallando en el Infierno, dando luz a la luz e introduciendo vida en ese lugar frío y oscuro. Leviatan tomó represalias, moliendo y aplastando la vida caótica incluso mientras trataba de extenderse. Pero con el tiempo, la vida estaba de nuevo en la puerta de Leviatan, y amenazó con abrumar su reino cuando el verde comenzó a cubrir el gris, un mundo que se parecía cada vez más al otro. Leviatán recalculó su posición e ideó una nueva estrategia y un diseño euclidiano de proporciones apocalípticas. Al buscar en todo el mundo que ahora despreciaba más que nunca, Leviathan encontró lo que estaba buscando: la humanidad.

Leviatán descendió al hombre en sus sueños y le susurró las claves de la lógica en el lenguaje secreto de la ciencia que solo podía describir la visión que ardía en su mente: los peajes, las máquinas, las armas de todas las cosas gloriosas y magníficas. Leviatán le mostró al hombre cómo usarlos contra su mundo, para que pueda arrodillar a toda la vida a su alrededor, someterlo a su voluntad y destruir todo lo que se interponga en su camino. Apenas se levantó del barro, tomó su primera arma y destruyó todo lo que lo rodeaba, matando a sus enemigos, robando sus pieles, como ninguna criatura había hecho, para cubrirse con los suyos. El mundo comenzó a sangrar, volviéndose más silencioso y más quieto; marchitándose, menguando, muriendo.

Durante este tiempo, el Infierno volvió una vez más a su orden perfecto, pero para Leviatán eso ya no era suficiente. Visitó nuevamente los sueños del hombre, escogiendo bien a sus apóstoles para establecer su evangelio. Estos grandes apóstoles sentaron las bases para el oscuro diseño de Leviatán. Con el tiempo, con cada pie de hormigón enrollado en vapor sobre la cara de su enemigo, con cada monolito imponente e inmovilizador del cielo erigido, un mundo se parecía cada vez más al otro.

Leviatán tiene el poder de crear cualquier Cenobita de cualquier manera o forma que considere adecuada para cumplir su propósito. Cuando un alma condenada mira por primera vez a Leviatan, parece bastante inocuo; Una forma geométrica simple y perfecta que gira en el centro de su mundo. Sin embargo, cuando su luz negra cae sobre un humano, y estos sienten sus pecados y sus malas acciones, mientras su presencia se desliza hacia el interior, una sombra líquida se filtra a través de cada poro, penetrando en cada orificio. El pecador se deshace de cada pecado y maldad que hayan cometido. Cuando finalmente pasa, sabe más sobre ese individuo que lo que ellos mismos se conocen. Se alimenta de las almas de aquellos que son llevados al Infierno, pero se consideran indignos de convertirse en Cenobitas.

Leviatán se debilita y sufre una pérdida de energía temporal cuando la Configuración de Lamento se resuelve en el Infierno. Cuando esto sucede, vuelve a su forma de cubo y sus almas capturadas huyen de él a una velocidad rápida.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License