Mitologia Chilena

Entidades


Lola

La Lola es el alma en pena de una mujer, la cual se caracteríza por deambular arrastrando el ataúd de su esposo muerto. Se se afirma que en algunas noches los hombres que andan en los cerros norteños escuchan una voz que los llama por su nombre, y una vez que llegan al lugar de donde viene el sonido ven a una mujer pálida y extraordinariamente bella que viste de blanco y que anda arrastrando un ataúd oscuro.


Coquena

también conocido como Yastay o Llastay, es un ser mitológico benigno quechua y calchaquí, presente en el norte de Chile, en particular de la Región de Atacama y en el noroeste de Argentina, en especial en las provincias de Jujuy, Salta, y Tucumán. Es el protector de los animales de los cerros en particular de las vicuñas y guanacos. Premia a los buenos pastores con piezas de plata u oro y castiga a los cazadores inescrupulosos en especial a los que cazan con armas de fuego. Sus descripciones varían pero generalmente se lo representa como un ser de baja estatura que viste gorro con orejeras, poncho, sandalias y collar de víboras. Algunos refieren que tiene tez blanca, otros, que tiene cara de colla. También se le atribuyen dos manos, una de plomo para castigar y una de lana para acariciar a los animales.


Image Unavailable

Alicanto

El Alicanto sería un ave de un tamaño entre mediano a enorme con una belleza casi mágica; que posee grandes alas de color dorado, una delicada cabeza como la de un cisne, un pico encorvado, y patas alargadas con grandes garras. Se alimenta de oro o plata y cuyas alas fosforecen durante la noche. A causa de sus comidas tan pesadas, no puede volar, entonces las personas que lo divisan y lo siguen, encontrarían riquezas infinitas. Pero si las descubre, los llevaría a lugares oscuros para perderse.


Image Unavailable

Carbunclo

Es un cuadrúpedo legendario del tamaño de un gato que bajo su barbilla lleva un mentón luminoso, aunque otros dicen que es un animal algo más grande que un zorro que lleva en su frente una luz que se apaga y enciende a voluntad. Es considerado el guardían de los tesoros y metales preciosos. Tiene ojos de fuego que paralizan a cualquiera que lo vea. Aparece ocasionalmente en las noches oscuras y en los lugares solitarios. La persona que se llegue a encontrar con este ser, puede resultar favorecida, pues quienes conocen de esta leyenda cuentan que el Carbunco entrega y vomita una bola de oro incrustada de piedras preciosas, quien recibe estas alhajas no debe mostrarse ambicioso, porque si lo hace el Carbunco quita el tesoro y se lo traga, desapareciendo inmediatamente en la oscuridad, mientras que la persona puede quedar ciega o paralizada.


Image Unavailable

Achache

Formaban parte de la guardia personal de los Inca. Eran seres enormes, que vivían cientos de años y que gustaban de comer niños. De alguna forma, varios de ellos quedaron dispersos por el territorio del antiguo imperio. Una madre sufrió la crueldad de este ser, quien preparó una sopa con sus niños. Ella misma pudo correr la misma suerte, de no ser por su astuto perro que la ayudó a escapar, distrayendo, a la vez, al achache. Finalmente, la maldad de este ser es castigada por la gente del pueblo, quienes se reúnen para darle muerte a las afueras del pueblo. La muerte, o algo parecido, le llega al “achache” cuando le prenden fuego a su guarida. Cuando las llamas alcanzan el malvado ex guardia del Inca, todos escuchan un gran estruendo. El “achache” revienta y se convierte en buitre.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License