Roderick Burgess
1

Es el Mago Supremo de la Orden de los Antiguos Misterios. Morris Burgess Brocklesby, más conocido como el Rey Demonio, nace en Preston, Lancashire en 1863. A principios del Siglo XX, usa su importante fortuna industrial heredada para crear la Orden de los Antiguos Misterios, organización mística con sede en su mansión Fawney Rig, ubicada en Wych Cross, Sussex. En 1916, después de varias negativas, Burgess persuade al Profesor John Hathaway para que robe el Grimorio de Magdalena del Museo Real de Escocia y se lo entregue, con el fin de invocar y capturar a la Muerte. Con el grimorio en su poder, Burguess anuncia en círculos ocultistas sus intenciones. Con esta proeza desea conseguir poder e inmortalidad y, a su vez, demostrar a la opinión pública que es el mejor mago de su época, por encima de su enemigo Aleister Crowley. El 10 de Junio, trazado el círculo que encerrará incorpóreamente a la Muerte, pronuncia el conjuro; pero por alguna razón desconocida, atrapa por error a Sueño. Resignado, Burguess despoja a su prisionero de todos sus atributos: El Rubi del Sueño, el Yelmo de Sueño y la Bolsa de Sueño, encierra su aspecto material en una celda de cristal y deja vigilando a dos guardias que tienen prohibido dormir durante su turno para que el preso no se alimente de sus sueños. El Rey Demonio dedica el resto de su vida a negociar con Sueño la obtención de poder e inmortalidad a cambio de la libertad, sin conseguir más respuesta que el silencio. En 1920, a través de su bola de cristal ve a John Hathaway suicidarse, y hace arder la nota de suicidio que lo incriminaba. En Noviembre de 1930, su amante Ethel Cripps y su número dos, Ruthven Sykes, escapan de Fawney Rig con 200.000 libras y los tres artefactos sustraídos de Sueño. Desde la distancia, Burgess intenta acabar con la vida de su número dos mediante diversos conjuros, pero a Sykes le protege el amuleto que intercambió por el Yelmo de Sueño con el demonio Choronzon. En 1936, Ethel abandona a Sykes, llevándose el amuleto de Choronzon y el Rubí del Sueño. Sin nada que le proteja, Sykes muere explotando, como consecuencia de los conjuros de Burgess. En 1947, Burgess fallece de viejo, todavía tratando de obtener una respuesta de Morfeo y sin lograr la añorada inmortalidad. La Orden de los Antiguos Misterios pasa a manos de su hijo Alexander Burgess.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License